Wisenomads tienda viajeros

VIAJE A ISLANDIA (2A PARTE)

En nuestro post anterior os contamos nuestra experiencia en Reikiavik, Islandia.

En este artículo os voy a contar el viaje por Islandia con un 4×4 y una tienda de campaña, dando la vuelta por toda la isla.

Islandia tiene una carretera que va alrededor de todo el país de forma circular, la Route 1 (Ring Road) y por la que podrás circular con mucha tranquilidad y que incluso en agosto nosotros no encontramos muchos coches por el camino. El resto de carreteras no están en tan buen estado y en muchos casos son caminos de tierra. Si los lugares que quereis visitar están cerca de la carretera central, podeis alquilar un coche turismo normal pero si os vais a salir de esa carretera es obligatorio que alquileis un coche 4×4.

Si estais planeando actualmente vuestro viaje a Islandia os recomiendo que mireis con la máxima antelación, sobretodo el alquiler del coche, los vuelos y el alojamiento.

Nosotros alquilamos a través del buscador www.carrental.is y la compañía era City Car Rental (Snorrabraut 29, 105 Reykjavik). Nos costó 570€ 6 días, que debido al problema de los coches conseguimos sacarles 1 día más gratis. Importante!: No recomendamos alquilar ningún coche con esta compañía.

Si estais pensando en acampar, recordad que si quereis poner vuestras tiendas de campaña en cualquier lugar que no sea uno de los 170 campings autorizados, deberíais pedir permiso al dueño/a de la tierra. Aún y así, hay campings como el de Skogafoss que, por lo menos cuando fuimos nosotros, era un lugar sin barreras y podías acampar donde quisieras, con vistas a la cascada. Incluso no había nadie que controlara el lugar. También tened en cuenta que solo están abiertos de junio a septiembre. Todos los campings en los que estuvimos tenían algunos servicios mínimos como lavabo y ducha.

Es muy importante que antes de alquilar un coche, sobretodo si es 4×4 y teneis planeado ir a lugares más remotos o fuera de la carretera circular, primeramente mirad las opiniones de las diferentes compañías con las que quereis alquilar y una vez hayais alquilado y os lo den os recomiendo que abrais el capó y mireis si la apariencia del motor y todo lo que lo rodea parece en buen estado. Si nosotros lo hubieramos mirado, no hubieramos alquilado con esa compañía. Pensad que si se os estropea el coche en un lugar como Islandia hay zonas en las que no solo no hay gasolineras ni areas de servicio, es que no hay nada, ni siquiera cobertura. Por suerte, las dos veces que se nos estropeó el coche, una fué en la carretera central y otra en el pueblo de Akureyry.

Alquilamos el coche en Reikiavik y desde ahí nos dirijimos al sureste para ir haciendo la ruta dando la vuelta al país. La carretera estaba vacía, de vez en cuando pasaba algún coche.

El primer lugar que destacaría, a 45km de Reikiavik, es la zona de Hveragerdi, donde hay un parque geotermal en la que en mi próximo viaje me gustaría visitar con tiempo. En el mapa vimos que cerca estaba Selfoss. Como Foss significa cascada en islandés pensé que igual la cascada estaba ahí. Cuando llegamos al lugar preguntamos a un islandés y nos aclaró que en Islandia hay 2 Selfoss, uno es un pueblo en el sur de Islandia y otro Selfoss que es la cascada y está en el norte de Islandia. Como mi compañero de viaje en aquella ruta es muy fan de la observación de aves fuimos a un lugar que está muy cerca, Eyrarbakki, que está junto al mar. Allí descubrimos, en medio de la nada, una cabaña minuscula en la que estaba el café Bakkabrim.

Un pequeño local donde a parte de cafés y tés también servían comida vegetariana/vegana. Era muy curioso porque además de guias de pajaros tenían prismáticos/ binoculares desde los cuales podías mirar las aves. No sé si el Café existirá con otro nombre pero actualmente como Café Bakkabrim ya no existe.

Nuestro siguiente destino era la cascada de Seljalandfoss, a 1h en coche. El recorrido por la carretera central del sur de Islandia tiene algunos de los paisajes más impresionantes que he visto jamás. Es fácil que os querais parar en algún lugar para hacer alguna foto.

La cascada Seljalandfoss se ve desde la carretera central y está bastante cerca del lugar donde puedes aparcar. Esta cascada de 65 m alto tiene su origen en uno de los 3 glaciares del sur de Islandia: Eyjafjallajökull (Los otros dos son el Mýrdalsjökull, y Sólheimajökull ) y que deriva en el río glaciar Seljalandsá.

Es importante cuando vayais a ver esta cascada que lleveis un chubasquero que os cubra todo el cuerpo, a ser posible, y con un buen calzado que no resbale facilmente, ya que podreis ver la cascada desde atrás desde una inmensa abertura en la roca. A menos de 10 minutos de esta cascada se encuentra una cascada poco conocida, Gljúfrabúi (O Gljúfrafoss). El nombre significa «El Morador en la garganta». Los islandeses también lo llaman aquel que se esconde en la abertura de una roca. Desde la cascada Seljalandfoss hasta nuestro próximo destino, Skogafoss, hay 28 minutos en coche. Skogafoss (La cascada del bosque) tiene 60 metros de altura pero a la vista parece mucho más poderosa en caudal de agua que Selfjalandfoss.

catarata islandia

Cuanto más te acercas a la cascada más sientes la fuerza del agua cayendo, hasta que casi no puedes respirar cuando el viento se mezcla con el agua que cae. En el lado izquierdo hay una escalera de 430 escalones desde donde puedes ver la cascada desde arriba. Además puedes caminar siguiendo la ruta del río dandote un paseo y viendo los impresionantes paisajes del lugar. Desde aquí también el sendero que comienza en el lado este de la cascada y que conecta con el sendero Fimmvörðuháls, una de las rutas de senderismo más populares del país. Te llevará entre el glaciar Eyjafjallajökull y el glaciar Mýrdalsjökull antes de continuar a través de la cordillera Thórsmörk. Este sendero solo está abierto en verano y se suele tardar alrededor de 1 o 2 días. Desde Thórsmörk, se puede hacer otra ruta de senderismo popular en Islandia, la ruta hacia Laugavegur. La ruta que haríamos nosotros al día siguiente en coche pero saliendo de Skogafoss.

El camping de Skogafoss está justo delante de la cascada y es una experiencia increible irte a dormir y despertarte con unas vista tan impresionantes. Este camping tenía solo lavabos y lavamanos. Al día siguiente tomamos el 4×4 para intentar llegar a Þórsmörk/Thórsmörk (El valle de Thor). Nos dirigimos en dirección al punto de información del valle. Cruzar este lugar no es fácil. Lo cruzan bastantes pequeños ríos o riachuelos por los que tendrás que pasar. Obligatorio ir en un coche 4×4, con un turismo no vais a llegar muy lejos. Es importante que conduzcas a una velocidad prudencial, ya que la suspensión del coche va a sufrir mucho ya que no hay carretera ni camino marcado. Vigila cuando cruces los ríos, intenta cruzar por partes con menos caudal. Según la época el caudal puede ser bastante importante y el coche se podría quedar atrapado en algún lugar. All llegar donde está el punto de información también hay un restaurante, el LavaGrill Restaurant. No están a ras de suelo sinó a lo alto, viniendo desde el sur te queda en el lado oeste. Recordad que no están abiertos todo el año por lo que antes de intentar llegar ahí informaros si estos sitios están abiertos.

Justo al llegar cerca del lugar había un río muy caudaloso.

Mi compañero de viaje estaba pensando en cruzar en coche y tuvimos una pequeña discusión sobre cruzar, lo que me parecía una autentica locura. De la nada apareció una especie de tractor con unas ruedas gigantes, inmensas, que cruzó el río directamente hacia nosotros y nos dijo que ni se nos ocurriera intentar cruzar ese río. Imagino que ya tenían malas experiencias de gente a la que deberían haber tenido que rescatar en esa zona.

Nos indicó un lugar donde podíamos cruzar y dejar el coche. Subimos al lugar donde estaba el bar y una especie de oficina de turismo y hablamos con otros turistas que estaban haciendo una ruta por esa zona caminando.

El lugar es tan impresionante que puedes caminar por el valle y hacer excursiones, lo que hace facilmente que pases un día entero en el valle de Thórsmörk. Desde las oficinas de turismo y empresas privadas también se organizan rutas hasta este lugar e incluso trekkings que pasan por aquí y van a la región de Landmannalaugar.

En nuestro caso comimos la comida que habíamos comprado en Reikiavik y pasamos el día recorriendo la zona y haciendo pequeñas excursiones. A media tarde volvimos dirección al pequeño pero encantador pueblo de Vik, nuestro próximo destino. De camino, hicimos una parada obligatoria en Dyrholaey. Un lugar desde el que se pueden divisar unas de las vistas más espectaculares del sur de Islandia. Es un acantilado, antiguamente una isla, desde la que puedes ver sus playas de arena negra. Es un lugar normalmente con mucho viento y desde el que puedes ver como las olas golpean violentamente una roca agujereada que es muy fotografiable.

En algunos periodos del año algunas zonas del lugar podrían estar restringidas, preguntad en información turística antes de ir. Mirando al mar, al oeste y a pie de playa vereis una roca aislada a la que los locales llaman Arnardrangur (La roca del águila), la cual recibe su nombre porque era un lugar donde anidaban las águilas, pero desde 1850 no se han vuelto a ver en esa zona.

Lo que si es más posible ver en esta zona, si teneis suerte, son los puffins (Frailecillo atlántico). Una ave que de lejos puede parecer, por la ubicación de los colores, un pingüino, pero que si lo ves desde cerca no tiene nada que ver con estos últimos. Los frailecillos atlánticos vuelan y están mucho tiempo en el mar. No conseguimos verlos.

Si la metereología lo permite también podeis bajar a la playa de arena volcánica negra de Kirkjufjara. Durante algunas temporadas la playa puede estar cerrada. 

kirkjufjara islandia

Mirando al oeste podemos ver el acantilado de Vik, donde también se ven a lo lejos unas rocas puntiagudas muy peculiares. La leyenda dice que las tres rocas eran antes dos trolls que arrastraban un barco de tres mástiles hacia tierra durante toda una noche. Por desgracia, la maniobra fue muy lenta y la noche no era muy larga en esa época del año. Al amanecer, se alzó el sol y arrojó sus rayos sobre los trolls, convirtiéndolos instantáneamente en piedra. La roca más cercana a la tierra, Landdrangur, es la niebla, Langsamur el barco y la última roca es la vieja bruja, Háidrangur, en la parte trasera.

Las 3 «Rocas trolls» vistas desde el pueblo de Vik

Nos hubiera gustado quedarnos más tiempo pero en Dyrholaey hacía un viento bastante fuerte y frío y al cabo de un rato paseando y haciendo fotos por la zona ya teníamos ganas de ir a descansar.

Pero lo peor estaba por llegar.

Cuando salimos de Dirholaey y cojimos el coche camino a Vik, justo al llegar a la carretera principal, el coche empezó a echar humo por el capó. Pensamos que igual no iba a ser nada. Cuando abrimos el capó empezamos a mirar si se veía algun daño. La verdad es que ese coche tenía muchísmos “parches” y apaños y la verdad es que no sé ni como llegamos hasta allí con el estado en el que estaba el coche. Vimos que el compartimento donde va el líquido refrigerante estaba vacío o casi vacío. No teníamos liquido refrigerante. Una carretera por la que no pasaba nadie.

Como por arte de magia aparece un coche que para por casualidad al otro lado de la carretera y voy hacia ellos. Era un señor islandés y su hijo. Le pregunté si tenía liquido refrigerante y le conté lo que sucedía y me dijo que no tenía. Como no sé mucho de mecánica el señor me dijo que para pasar aunque fuera unos kilometros podíamos usar agua. El señor llevaba una botella llena de 2 litros de Fanta Naranja. Sin decir nada la vacía delante mio y me dice: ves donde está aquél tronco a mitad de la carretera? Pues detrás de las hierbas que lo cubren hay un pequeño riachuelo, allí podrás coger agua.

Yo alucinaba. En la vida lo hubiera encontrado.Fui a buscar el agua del riachuelo y con esta rellenamos el contenedor del liquido refrigerante. La verdad es que no sabía como agradecérselo al hombre. Me sentí un poco ridículo pero llevábamos un sobre de jamón serrano envasado al vacío y le pregunté si le gustaba, me dijo que si así que le dije que se lo daba. La verdad es que en ningún momento hizo ademán de decir que no, aceptó rápido. Seguimos nuestro camino mientras yo intentaba llamar en vano a la compañía de alquiler. Aún tuvimos que parar un par de veces a poner agua al coche antes de poder llegar a Vik.

El pueblo de Vik visto desde el montículo donde está la iglesia.

Como no teníamos hotel reservado fuimos al camping de Vik, donde hacía mucho viento y cuando empezamos a montar la tienda empezó a llover. Así que imagino que aquel día no dio mucho más de si. Al día siguiente estuve llamando a la compañía de alquiler. Nos indicaron que como el coche tenía que venir desde Reykiavik, tardarían varias horas, así que perdimos una mañana en Vik. Bien, la verdad es que aprovechamos un poco la mañana visitando su playa, el pequeño pueblo y la parte alta donde está la iglesia y hay unas vistas fantásticas del pueblo. También nos dio tiempo de comer en el restaurante donde estaba la oficina turística, donde nos reservaron alojamiento para el día siguiente. Os recomiendo comer en el restaurante Halldorskaffi (Víkurbraut, 28.Vík). Pescado, cordero y sopas todo muy sabroso. Después de comer llegó el mecánico y su hijo que venían con el coche con el que ibamos a continuar el viaje. Muy similar al otro pero sin marchas, automático. Partimos hacia Skaftafell, un Parque Nacional donde te podrías pasar varios días. Incluso puedes usar esta zona como campamento base perfecto si buscas escalar el pico más alto de Islandia, Hvannadalshnjúkur. Nosotros solo pudimos estar media día pero nos cundió bastante.

Antes de visitarlo es importante informarse con antelación, ya que hay zonas peligrosas y si vas en invierno es aconsejable informarse si es posible hacer alguna ruta en concreto, aconsejable ir con un profesional en esta época. Nosotros fuímos al centro de información turística Skaftafell Visitor Centre (Skaftafellsstofa 785 Öraefi) y la señora no hablaba muy bien inglés. Fuimos donde nos indicó ella.

Era un lugar impresionante, donde podías ir caminando y a la derecha tenías el vacío y montañas de hielo donde no se veía el fondo, empezamos a caminar y teníamos gente delante y detrás pero llego un momento en el que vimos que no había camino sinó una montaña de grava, desde la que podías caer al vacío donde había unos glaciares llenos de aberturas.

Volvimos hacia atrás y al volver al lugar cercano a donde dejamos el coche vimos una placa en honor a unos alpinistas que habían muerto en ese lugar. Así que volvimos al Visitor Centre y seguimos la ruta a la famosa cascada Svartifoss (La cascada negra) desde donde está relativamente bien señalizado.

Hicimos una pequeña ruta hasta un pico cercano a la cascada y después fuimos recorriendo el camino cercano al río que llevaba a la cascada. Vale mucho la pena ver este lugar rodeado de columnas de basalto. Si vais con el presupuesto ajustado os podeis quedar en el Skaftafell camping (Möðruvellir 4, Möðruvallavegur).

Nosotros teníamos reservada la noche el hotel Smyrläbjorg pero antes de llegar ibamos a pasar por uno de los lugares que más me impactaron en Islandia: Jokursarlon.

glaciar islandia

Para aquellos que no hayamos estado en el Perito Moreno o en algún lugar donde se vean impresionantes glaciares, Jokulsarlon es un impacto visual alucinante. Bloques gigantes de hielo azulado flotando en una zona en la que se respira una tranquilidad infinita.

La laguna principal mide aproximadamente 20 km2 y hasta el año 1932 estaba cubierta de hielo glaciar. Jökulsárlón está abierto al mar y, por lo tanto, contiene una mezcla de sal y agua dulce, lo que le otorga un color azul verdoso único. Si quieres navegar por el lago puedes comprar un billete en alguno de los botes/ barcos que te hacen una ruta para ver de muy cerca los glaciares.

Y si te gusta hacer cosas muy locas también vimos unos turistas bañandose en el lago helado. En invierno es posible ver focas en alguna de las zonas de Jokulsarlon.

Nos fuimos al atardecer del lugar de camino a nuestro próximo destino, a 32 km. de Jokulsarlon, el Hotel Smyrläbjorg (Þjóðvegur, 781. Teléfono+354 478 1074 ). Este alojamiento son casas o cabañas, algunas adosadas y otras separadas. Cuando llegamos ya no había ningún encargado del hotel pero nos dejaron una llave con una nota en una puerta. El alojamiento es correcto y el desayuno es rico y abundante.

Partimos hacia el este y paramos brevemente en Höfn, un pueblo pesquero famoso por el marisco y sobretodo por su especialidad que es la langosta, que encontrarás en la mayoría de sus restaurantes. También podrás encontrar alguna tienda para poder comprar ropa de abrigo/ outdoor y accesorios para facilitar la comodidad y seguridad de tu viaje.

Además podrás alojarte tanto en hoteles, youth hostel e incluso hay un camping en el pueblo y también una gasolinera.

Para llegar a Höfn tienes que salir brevemente de la carretera central nº1 e ir dirección sur por la carretera nº9. Además, esta región se encuentra en la base del glaciar más grande del país, el Vatnajökull, desde donde puedes hacer rutas a este glaciar.

Como nos quedaba un largo viaje, partimos después de comer muy pronto en dirección al camping Myvatn, al lado del lago del mismo nombre y a 5h y media de Höfn. Este es un viaje que se hace largo y tedioso y que hace menos pesado las espectaculares vistas del mar que tienes desde la carretera central en la parte este de Islandia.

Si necesitais descansar, comprar comida, ropa, alojaros o poner gasolina podeis parar en la ciudad de Egilsstaðir. La cual, además, os servirá de campo base para visitar los fiordos del este del país. Llegando al lago Myvatn por la carretera central hay unas areas rocosas muy fotogénicas.

Llegamos al Myvatn camping (Bjarg Reykjahlíð, 660 Mývatn) casi al atardecer y el día no dio mucho más de si. Este lugar esta justo delante del lago y tiene más servicios que otros campings: duchas, mesas para hacer picnic, oficina de información turística, servicio de lavandería, etc. A 5 minutos también tienes un supermercado. Este camping abre desde el 1 de mayo hasta el 20 de septiembre.

lago islandia

Al día siguiente decidimos ir a explorar alrededor del lago Myvatn con el coche por la carretera central, la nº1, y aunque el lago es interesante no tenía nada espectacular, así que decidimos ir a ver las diferentes cascadas en las cercanías. Hverir forma parte del paso geotérmico de de Námaskarð (Hverarönd), a 410 metros sobre el nivel del mar, entre las montañas Námafjall y Dalfjall. Junto a Jokulsarlon y Krafla, Hverir es la zona más espectacular de este país.

lo mejor de islandia

Es un paisaje extraterrestre de colores imposibles en los que se mezclan las fumarolas de gases sulfúricos y depósitos de azufre en ebullición que están dispersos por todas partes. Se debe tener mucho cuidado al caminar por el área, siguiendo las señales e instrucciones y mantenerse en los caminos señalizados.

Desde Hverir también se puede subir la montaña volcánica Námafjall, desde la que tienes unas vistas espectaculares de esta zona que parece de otro mundo.

paisaje exraterrestre islandia

Estas antiguas minas de azufre se consideraron las más ricas del país.

Para llegar a Hverir desde Reykjahlíð, en el lago Mývatn, seguid la carretera central n. 1 durante 6 km en dirección este y encontrareis el cruce, en el lado derecho, que conduce al área de estacionamiento de Hverir, a 1 minuto a pie de la zona turística

A 10 km. Dirección norte está la zona de Krafla. Una caldera, parte de un sistema volcánico más grande del mismo nombre.. Es uno de los volcanes más activos del país, habiendo erupcionado aproximadamente 29 veces desde que el país se asentó por primera vez.

El cráter de la caldera de Krafla en su punto más alto mide 818 metros de altura.y tiene alrededor de 10 Km de ancho y su zona de fisura se extiende a 90 Km. El cráter Víti se encuentra en esta zona de fisura, famosa por el lago verde en su interior y que recomendamos totalmente visitar.

Desde la zona de aparcamiento hasta llegar a la zona más interesante hay mínimo 500-700 metros. Llega un momento en el que hay un camino de tablas de madera que te lleva al “campo de lava”.

Mientras vas subiendo vas viendo el humo sulfúrico subiendo en algunas zonas preparandote para lo que vas a ver: una gran extensión de lava seca que hace de este un lugar tétrico y bello a la vez. Para los que hayais leído o visto El Señor de los Anillos, este sería una localización perfecta para Mordor.

Aquí acaba la 2a parte pero pronto publicamos la 3a y última parte en la que os contaremos como fué el visionado de ballenas en Husavik, algunas de las cascadas más espectaculares del norte, las casas de los hobbits, baños termales al aire libre, a que sabe el tiburón podrido o si vale la pena visitar el Golden Circle.

Si teneis preguntas no dudeis en dejar comentarios.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *